Tipos de Limpiezas

Como continuación del ultimo post, desarrollaremos exhaustivamente las diferentes técnicas de limpieza con listas de materiales y los procesos a llevar a cabo. Quizás este sea el post mas importante por el impacto que tienen las limpiezas en el acabado final del mueble. Así que, te sugerimos, aunque sabemos que el post es un poco largo, que lo leas detenidamente, hasta el final y sobre todo que recuerdes donde recurrir cuando se te presenten los diferentes casos. DISFRUTALO!

Limpieza química

  1. Agua: Mueve suciedad
  2. Alcohol: Mueve suciedad y barnices
  3. Amoniaco: Mueve las resinas. Es muy fuerte. En ocasiones se utiliza como tinte químico (quema la madera), por lo que hay que utilizarlo en muy poca cantidad (un par de gotas) y rebajado con agua o alcohol.
  4. Aguarrás: Mueve las grasas y la suciedad.
  5. Acetona (al 90%): Disuelve barnices, resina, los pegamentos de dos componentes y los consolidantes.

Estos cinco disolventes se pueden mezclar entre sí.

Limpieza mecánica

.Se pueden utilizar:

  • Lijas
  • Goma de borrar (para papel)
  • Lana de acero
  • Masillas para limpiar
  • Bisturí
  • Abrasivos

Cuando limpiemos hemos de tener la precaución de conservar las marcas hechas con herramientas (lijadoras, punzones,…) en el momento de la fabricación, ya que nos dan información sobre la historia y época del mueble.

Es preferible no utilizar nunca la cuchilla de ebanista, ya que ésta arrastra todo el acabado, incluso se lleva parte de la madera.

Normalmente se lleva a cabo a la vez limpieza química y mecánica, ya que se utilizan lanas de acero, u otros elementos mecánicos para proceder a la limpieza química.

Catas de Limpieza

Antes de empezar a limpiar un mueble hay que determinar qué producto es el más adecuado y cómo realizaremos dicha limpieza. Para ello llevaremos a cabo una “cata de limpieza”. Comenzaremos por delimitar una parte del mueble con tiza blanca, procurando escoger una zona no muy visible del mismo, sobre la que trabajaremos aplicando los disolventes según el siguiente orden:

  1. Agua jabonosa:

Utilizaremos una brocha con el pelo no muy largo (lo podemos cortar con unas tijeras nosotros mismos) que humedeceremos con agua y la pasaremos por jabón neutro (Lagarto o similar), creando mucha espuma. Aplicaremos el producto sobre una parte de la zona acotada con tiza realizando pequeños círculos. Cuando la espuma sea marrón, querrá decir que estamos moviendo suciedad, mientras que si amarillea, significará que lo que se está retirando es barniz. El exceso de humedad lo retiramos con un paño de algodón limpio y seco.

  1. Alcohol:

Aplicamos el producto sobre el mueble con un hisopo (bastoncillo).

  1. Aguarrás:

Se aplica también con un hisopo.

  1. Alcohol + aguarrás + acetona:

Se aplica con un hisopo.

  1. Alcohol + aguarrás + acetona + amoniaco (un par de gotas):

Se aplica con un hisopo.

6. Agua jabonosa + amoniaco:

Es lo que mejor limpia. Se añade al agua jabonosa una gotita de amoniaco solamente. Antes de comenzar la limpieza con este disolvente, y como en las ocasiones anteriores, se hace la prueba con un hisopo.

7. Disolvente nitrocelulósico o disolvente universal:

Es una mezcla de varios disolventes. Se puede utilizar en gel o líquido. Este último posee mayor poder decapante, pero el riesgo de su utilización es que puede resbalar por el mueble de forma incontrolada dada su consistencia.

Se aplica sobre pinturas de gran dureza, tintes y ciertos materiales difíciles, tales como el pegamento de papeles autoadhesivos o las colas de contacto.

El decapante se aplica con una brocha y se deja actuar. Se puede retirar con espátula (evitando dejar marcas en la madera) o con estropajo de acero (se adapta mejor a la superficie). El alcohol se utiliza para neutralizar la acción del decapante y terminar de retirarlo (aplicarlo con un trapo de algodón).

Tipos de limpieza en función del deterioro y del acabado original

En este apartado vamos a explicar cómo se realizan los distintos tipos de limpieza; como en el resto del curso, procura conseguir muebles diferentes, de forma que puedas hacer las siguientes prácticas de limpieza:

  • Limpiezas superficiales:
  • Acabados en goma laca o en barniz sintético (384, GV o ALP).
  • Pinturas antiguas originales del mueble (nunca lacas).
  • Medias limpiezas:
  • Acabados en goma laca o en barniz sintético (384, GV o ALP).
  • Acabados en cera.
  • Acabados en goma laca o en barniz sintético (384, GV o ALP) más cera.
  • Limpiezas en profundidad o decapados:
  • Acabados en goma laca o en barniz sintético (384, GV o ALP).
  • Acabado en cera.
  • Acabados en goma laca o en barniz sintético (384, GV o ALP) más cera.
  • Acabados con barnices sintéticos nitrocelulósicos o de poliuretano.

A continuación explicamos cómo se realizan cada una de estas limpiezas y los materiales que necesitas en cada caso.

Limpiezas superficiales

Acabados en goma laca o en barniz sintético

Se realizan sólo en el caso de que el barniz antiguo no esté muy deteriorado.

Materiales

  • Estropajo de aluminio del nº 000.
  • Lija de agua del nº 400.
  • Trapo de algodón.

Procesos

  • Lija de forma suave y homogénea en el sentido de la veta y retira el polvo con un trapo de algodón; veremos que la superficie queda de un tono opaco, blanco y mortecino.

Pasa suavemente el estropajo de aluminio en seco, retira el polvillo que se produce. La superficie ya está preparada para el acabado final.

Pinturas antiguas originales del mueble (nunca lacas)

Materiales

  • Jabón neutro (tipo pastilla de Lagarto).
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • En un recipiente de boca ancha mezcla agua templada con el jabón neutro y con un trapo limpia la superficie del mueble, poniendo especial cuidado en controlar el grado de humedad ya que la excesiva humedad podría deteriorar el acabado antiguo.
  • Es mejor lavar las piezas grandes por partes, trabajando de abajo hacia arriba para evitar que el agua gotee.
  • Enjuaga la pieza con mucho cuidado con un paño humedecido en agua limpia.

Frota toda la superficie con un trapo limpio y seco.

Medias limpiezas

Son las limpiezas de muebles acabados en goma laca, laca francesa o en cera que no están muy deteriorados.

Acabados en goma laca o en barniz sintético

Materiales

  • Alcohol de 96º.
  • Guantes de goma.
  • Lana de acero del nº 000.
  • Lija de agua del nº 400.
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • Pasa la lija de agua de forma suave y homogénea por toda la superficie en el sentido de la veta de la madera.
  • Con un trapo retira el polvillo que se produce. La superficie quedará mate.
  • Cuando encuentres manchas en la superficie, deposita alcohol en un recipiente, humedece la lana de acero en el alcohol y pasa la lana por las manchas en el sentido de la veta de la madera; ten cuidado con la humedad de la lana de acero porque se pueden hacer calvas en el barniz. Frotar hasta que la mancha desaparezca.
  • Deja secar. Pasa suavemente la lana de acero en seco.

Retira el polvillo que se produce. La superficie estará preparada para el acabado final.

Acabados en cera

Esta media limpieza la realizaremos siempre que el acabado del mueble esté en buen estado o cuando nos encontremos con pequeños arañazos o manchas que podemos corregir fácilmente de esta manera. Sólo se retiran las primeras capas de acabado a la cera.

Materiales

  • Aguarrás.
  • Guantes de goma.
  • Lana de acero del nº 00.
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • Deposita aguarrás en el recipiente. Humedece la lana de acero en aguarrás.
  • Frota la superficie de la madera de forma longitudinal en el sentido de la veta de la madera.
  • Realiza la misma presión por toda la superficie.
  • Después, frota la superficie de la madera realizando círculos amplios.
  • Retira los restos de cera y aguarrás con un trapo de algodón.
  • Frota otra vez la superficie con lana de acero impregnada en aguarrás de forma longitudinal en el sentido de la veta de la madera para peinar la superficie, es decir, para quitar las marcas de la superficie que se originan cuando se trabaja en círculos.

Deja secar. La superficie está ya preparada para el acabado final que siempre será a la cera virgen.

Acabados en goma laca o en barniz sintético más cera

Materiales

  • Aguarrás.
  • Alcohol de 96º.
  • Lana de acero del nº 000.
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • Mezcla alcohol y aguarrás al 50% en un recipiente.
  • Frota con la lana de acero la superficie de la madera de manera uniforme, en el sentido de la veta y en círculos grandes.
  • Retira los restos con un trapo de algodón.

Repite la operación hasta que la superficie esté completamente mate.

Limpiezas en profundidad

Es importante que tengamos en cuenta que sólo debemos decapar cuando el acabado del mueble sea una pintura no original del mueble o cuando el acabado esté muy deteriorado o cuando queramos levantar barnices sintéticos.

El decapado debe realizarse en un lugar ventilado con mascarilla y guantes para proteger las manos y tener cuidado para evitar salpicaduras en los ojos o en la cara; en caso de que, por accidente, te salpicaras, lávate inmediatamente con abundante agua. En cualquier caso debes utilizar el decapante siguiendo siempre las instrucciones del fabricante.

Decapado de los acabados en goma laca o en barniz sintético

La limpieza en profundidad de un acabado debe realizarse cuando observamos desprendimientos del barniz antiguo de la base de madera, o que el barniz tiene un tono blanquecino o amarillento por efecto de la oxidación producida por el tiempo o que la goma laca presenta un aspecto opaco que impide ver las vetas de la madera.

Materiales

  • Alcohol de 96º.
  • Brocha plana.
  • Cepillo metálico para ante o cepillo de dientes viejo.
  • Espátula.
  • Lana de acero del nº 00.
  • Recipiente de cristal.
  • Trapos de algodón

Procesos

  • Deposita el decapante en un recipiente y humedece la brocha en el decapante.
  • Extiende el decapante sobre la superficie en el sentido de la veta de la madera. La limpieza debe ser uniforme en todas las superficies del mueble.
  • Espera 15 minutos para que el barniz se ablande.
  • En superficies grandes y lisas, pasa la espátula eliminando los residuos, trabajando a lo largo del veteado y sin dañar la madera.
  • En zonas que contengan tallas o torneado, ayúdate de un cepillo metálico de ante o cepillo de dientes.
  • Cuando llegues a la última capa de barniz, retira el decapante con la lana de acero, siguiendo las vetas de la madera; frota suavemente en las curvas y molduras.
  • Repite la misma operación hasta conseguir quitar todos los restos de barniz.
  • Deja secar y observa que no quedan zonas brillantes que serían restos del barniz antiguo.

Para eliminar los restos de decapante y de barniz, pasa alcohol de 96º con el estropajo de aluminio y despúes seca todo bien con un trapo de algodón.

Limpieza en profundidad de un acabado en cera

Materiales

  • Aguarrás.
  • Cepillo metálico para ante o cepillo de dientes viejo.
  • Guantes de goma.
  • Lana de acero del nº 00.
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Proceso

  • Deposita aguarrás en el recipiente.
  • Humedece la lana de acero en aguarrás.
  • Frota la superficie de la madera de forma longitudinal en el sentido de la veta de la madera.
  • Realiza la misma presión por toda la superficie salvo que nos encontremos con una zona más sucia y tengas que incidir más en esta zona.
  • Después, frota la superficie de la madera realizando círculos amplios.
  • Retira los restos con un trapo de algodón.
  • Repite estas operaciones las veces que haga falta. La limpieza se dará por finalizada cuando observes que la superficie está completamente mate; para poder verlo, deja secar 15 minutos.
  • Cuando el mueble tenga partes torneadas o tallas, te ayudarás del cepillo metálico para ante o de un cepillo de dientes viejo.

Decapado de los acabados en goma laca o en barniz sintético más cera

Los materiales y procesos de esta limpieza son los mismos que hemos explicado más arriba para el decapado de los acabados en goma laca o en barniz sintético.

Decapado de acabados con barnices sintéticos nitrocelulósicos o de poliuretano

Tanto los materiales como el procedimiento es el mismo que el que hemos explicado en los decapados anteriores.

Materiales

  • Alcohol de 96º.
  • Brocha plana.
  • Decapante gel o líquido.
  • Espátula.
  • Lana de acero del nº 00.
  • Recipiente de boca ancha.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • Deposita el decapante en un recipiente y humedece la brocha en el decapante.
  • Extiende el decapante sobre la superficie de la madera en el sentido de la veta.
  • Espera 15 minutos para que el barniz se ablande.
  • En superficies grandes y lisas pasa la espátula eliminando los residuos, trabajando a lo largo del veteado y sin dañar la madera.
  • En zonas con talla o torneado, ayúdate de un cepillo metálico para ante o un cepillo de dientes viejo.
  • Cuando llegues a la última capa de barniz, retira el decapante con la lana de acero, siguiendo las vetas de la madera; frota suavemente en las curvas y molduras.
  • Repite la misma operación hasta conseguir quitar todos los restos de barniz.
  • Deja secar y observa que no quedan zonas brillantes que serían restos del barniz antiguo.

Para eliminar los restos de decapante y de barniz, pasa alcohol de 96º con el estropajo de aluminio y despúes seca todo bien con un trapo de algodón

Decapado de pintura

Materiales

  • Alcohol de 96º.
  • Brocha plana.
  • Cepillo metálico para ante o cepillo de dientes viejo.
  • Decapante en gel o en líquido.
  • Espátula.
  • Estropajo de aluminio del nº 00.
  • Guantes de goma.
  • Trapos de algodón.

Procesos

  • Extiende el decapante con una brocha plana en el sentido de la veta de la madera

Retíralo con un estropajo de aluminio o con una espátula en caso de que sea una pintura muy gruesa; vete limpiando la espátula en un trapo. La limpieza debe realizarse de forma homogénea en toda la superficie sin insistir permanentemente en el mismo punto ya que el acabado debe levantarse por capas. Por tanto, aplica una mano de decapante, espera a que la pintura se ablande, retira esa capa con un estropajo de aluminio o con una espátula y vuelve a repetir el proceso tantas veces como sea necesario en función del número de capas de pintura que tenga el muebles.

  • Ten en cuenta que el decapante abre el poro de la madera y, por tanto, penetra dentro, es decir, cuando se llega al último nivel de limpieza y después de decapar, hay que pasar un estropajo de alumnio impregnado en alcohol siempre en el sentido de la veta y retirar el alcohol con un trapo, de manera que quitemos todos los restos de decapante que pudieran quedar en la superficie de la madera.
  • Para limpiar con decapante las molduras y tallas del mueble puedes utilizar un cepillo metálico (los que se utilizan para limpiar ante) o un cepillo de dientes viejo para poder acceder a los rincones.

http://www.escuelatrinel.com

2 comentarios

Responder a Celia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .